25 enero, 2022

Solemnidad de Todos los Santos (precepto: horario de misas)

Cada 1 de noviembre la Iglesia celebra la Solemnidad de Todos los Santos (no confundir con la Conmemoración de Todos los Fieles Difuntos del 2 de noviembre), una fiesta en la que honramos a todos -conocidos y desconocidos- los que gozan de la presencia de Dios en la gloria eterna, como Iglesia ya triunfante.

Este año cae en lunes, así que, a efectos prácticos, es como si tuviéramos dos domingos seguidos: los horarios de misa de este lunes de Todos los Santos son los mismos de un domingo (en Cristo Sacerdote a las 10, 12, 13 y 20h.; y en virgen del Trabajo a las 11h.).

Los Santos son los creyentes que han alcanzado la meta de la salvación (a falta de la Resurrección Final) y que viven ya la eternidad en presencia de dios. Nos ayudan e interceden por nosotros en el camino de la imitación de Jesús. Son la Iglesia Triunfante o Glorificada o Celeste, mientras que nosotros somos la Iglesia Peregrina o Terrena. Una camina en el cielo y otra camina en la tierra, y toda es una única Iglesia. Es el misterio de la «Comunión de los Santos» que proclamamos en el Credo. El 1 de noviembre celebramos la fiesta de toda la Iglesia, la celestial y la terrenal, que se unen en la liturgia de hoy para celebrar la santidad de Dios.

De muchos santos conocemos los detalles de su vida -con más o menos detalle- y la Iglesia nos los propone como ejemplo de imitación de Cristo. Son los santos «canonizados». Pero hay muchísimos otros que no conocemos. A ellos también los honramos en esta fiesta y, además, recordamos que todos estamos llamados a lo mismo, a la santidad, a imitar a Cristo de manera heroica. ¡A por ello! Todos los santos y santas de Dios intercedan por nosotros.