15 agosto, 2022

Santa María, Madre de Dios (solemnidad del 1 de enero, sentido de la fiesta, horario de misas)

Cada 1 de enero celebramos la solemnidad de «Santa María, Madre de Dios», fiesta en la que alabamos y agradecemos a Dios la vocación de María, la theotokos (gr. Madre de Dios), que dio a luz a Jesucristo, enteramente Dios y enteramente hombre. Además, agradecemos y veneramos a la Virgen por su «sí», felicitándonos por tenerla como madre espiritual e intercesora.

Esta celebración es la fiesta mariana más antigua del calendario: aparece en el siglo VI, unida a la dedicación de la iglesia de «Santa María Antigua en el Foro«, en Roma. Pero el título de «Madre de Dios» es más antiguo: (1) los primeros «Padres de la Iglesia» ya llamaban theotokos a María (siglos II-III), (2) la oración mariana más antigua así la llama (siglo III: «Bajo tu amparo nos acogemos, santa Madre de Dios, etc.«) y (3) el Concilio de Éfeso (431) oficializa este título al explicar que María es madre de Dios, no sólo madre de la humanidad de Jesús, sino también de su divinidad, pues son cosas inseparables: Jesucristo es Dios y hombre (lo cual no quiere decir que ella sea quien da el ser a Dios).

Con el pasar de los siglos, la fiesta fue sustituida por el recuerdo de la circuncisión y la imposición del nombre de Jesús, que tuvo lugar -según las costumbres judías y tal y como nos traslada el evangelio- ocho días después del nacimiento, es decir, el mismo día 1 de enero: «Cuando se cumplieron los ocho días y fueron a circuncidarlo, lo llamaron Jesús, nombre que el ángel le había puesto antes de que fuera concebido.» (Lc2, 21). Así, poco a poco, el primer día de enero empezó a destacar la memoria de la circuncisión y del nombre de Jesús, cayendo en el olvido la fiesta de María, Madre de Dios.

En 1931, con ocasión del 1500º aniversario del Concilio de Éfeso, el Papa Pio XI quiso recuperar la fiesta y la fijó para el 11 de octubre. En la última reforma del calendario litúrgico (1969) -la que surge del Concilio Vaticano II- se trasladó la fiesta a su fecha original: el 1 de enero. En esta última reforma, desaparece la celebración de la «Circuncisión del Señor» y queda asumida en la nueva fiesta del «Santísimo Nombre de Jesús», que es el día 3 de enero, aunque es una celebración opcional, no solemne.

Así pues, el 1 de enero celebramos, al final de la Octava de Navidad, que María es la Madre de Dios. Al ser una importante celebración solemne, se trata de una día de precepto, por eso el horario de misas de la parroquia es como el de un domingo. Ojo, que estas son las misas en las que celebramos la solemnidad de «Santa María, Madre de Dios», pero hay más misas:

VIERNES 31 DE DICIEMBRE:
20:00h. Misa en Cristo Sacerdote

SÁBADO 1 DE ENERO:
10:00h. en Cristo Sacerdote
11:00h. en Virgen del Trabajo
12:00h. Misa en Cristo Sacerdote
13:00h. Misa en Cristo Sacerdote

(La misa de las 20:00h. del sábado, ya es “de domingo”.
El horario de misas del domingo es el habitual)