25 enero, 2022

Recuperamos las pilas de Agua Bendita

No es obligatorio, pero en las iglesias suele colocarse un recipiente con agua bendita a la entrada y, a veces, en la puerta de la Sacristía. Con la llegada de la pandemia, entre otras muchas limitaciones, se impuso la de vaciar las pilas de agua bendita. Algo comprensible con los grandes miedos iniciales y los estrictos confinamientos pero, una vez hemos conocido cómo funciona la Covid19 y pasados aquellos temores, creemos que es momento de recuperar este sacramental tan importante.

Un sacramental es un signo instituido por la Iglesia para ayudarnos y prepararnos a recibir mejor la Gracia de Dios en los Sacramentos o para vivir mejor Su presencia en la vida cotidiana (Ver el número 1667 del Catecismo, o el canon 1166 del Código de derecho Canónico). En general los «sacramentales» son bendiciones a personas u objetos, por ejemplo: la consagración religiosa, la consagración de un altar, la bendición y uso del agua bendita, el exorcismo, las exequias, la bendición de algún objeto de piedad popular (rosario, escapulario, etc.) u objeto que pueda ayudar al creyente a acrecentar su fe y santidad.

En el caso del agua bendita que nos ocupa (aunque también en la bendición cualquier otro objeto bendecido) hay que tener el cuidado de recordar que el agua bendecida no es un agua mágica ni diferente a cualquier otra agua, y que no lo mismo el agua bendecida para Bautismo (sacramento) que el agua bendecida para otros usos (sacramental). Dicho en palabras sencillas: con el agua del Bautismo recibimos el Don del Espíritu Santo, por el agua bendita se nos prepara o ayuda a recibir cualquier Don de Dios.

Colocar agua bendita en la puerta de las iglesias, se hace para que quienes la utilicen al entrar en la iglesia (mojando la yema de los dedos y santiguándose) recuerden y agradezcan el Don de su Bautismo por el que un día entraron a la Iglesia.

En el caso de nuestra parroquia tenemos pilas de agua bendita en los accesos tanto al templo como a la capilla del Santísimo. Cerca de ellas hay dispensadores de gel hidroalcohólico para utilizar antes de tomar el agua bendita, para que siempre lo hagamos con las manos desinfectadas. Debemos seguir siendo prudentes, y hemos colocado carteles sobre cada una de las pilas para que nadie lo olvide.