15 agosto, 2022

MISA POR EL XXIV ANIVERSARIO DE LA BEATIFICACIÓN DE MARÍA DEL SAGRARIO

El próximo martes 10 de mayo a las 20.00h., en el convento de Santa Ana y San José (C/General Aranaz 58) nuestro Vicario Episcopal D.José Luis Díaz Lorenzo presidirá la Eucaristía en la que se celebrará la memoria de la Beata María del Sagrario de San Luis Gonzaga por los veinticuatro años de su beatificación. Por supuesto, estamos todos invitados.

Nuestras Madres Carmelitas –que durante tantos años acogieron amorosamente a nuestra comunidad parroquial hasta la construcción de su nuevo templo- celebran este día que uno de los miembros de su comunidad fue beatificado por san Juan Pablo II el 10 de mayo de 1998. La Madre María del Sagrario murió mártir el 15 de agosto de 1936; en esta página de nuestra web tienes detallada la historia de nuestro vecino Convento de Carmelitas y de su beata.

No solo es una importante hija de Dios que la Iglesia ha propuesto a todos como modelo de santidad (aún estamos deseando y esperando su canonización), también fue una mujer pionera y adelantada a su época: la primera mujer farmacéutica colegiada en Madrid (una de las primeras de España), y se tiene por patrona secundaria de los farmacéuticos españoles (la patrona principal es la Inmaculada); curiosamente es, también, patrona de los farmacéuticos de Polonia. Por ello, en la misa de este 10 de mayo, será numerosa la asistencia de farmacéuticos.

Breve biografía (tomada de la Real Academia de la Historia)

Elvira Moragas Cantarero (que así se llamaba «civilmente» la Beata María del Sagrario de San Luis Gonzaga), farmacéutica y Carmelita Descalza, nació en Lillo (Toledo) el 8 de enero de 1881 y murió en Madrid el 15 de agosto de 1936.

Elvira era hija del farmacéutico del pueblo de Lillo. Cuando contaba cinco años, la familia emigró a Madrid, donde el padre siguió ejerciendo su profesión. Elvira estudió en las mercedarias de San Fernando y en el Instituto Cardenal Cisneros, matriculándose al acabar el bachillerato en la Facultad de Farmacia de la Universidad Central. Era entonces la única mujer estudiante de toda la Facultad. Acabó sus estudios en 1905, siendo una de las primeras mujeres españolas farmacéuticas. Trabajó con su padre en la farmacia familiar y, a la muerte de éste en 1909, quedó como única responsable. Cuando su hermano Ricardo terminó a su vez los estudios farmacéuticos, Elvira le traspasó el negocio y entró en el monasterio de carmelitas descalzas de Santa Ana y San José de Madrid en junio de 1915. Tomó el hábito en diciembre del mismo año, cambiando entonces su nombre por el de María del Sagrario de San Luis Gonzaga, y profesó temporalmente el 25 de diciembre de 1916, emitiendo su profesión solemne el 6 de enero de 1920.

Desde el monasterio no dejó de ayudar a su hermano Ricardo en el reparto gratuito de medicinas a los pobres; fue elegida priora del trienio 1927-1930, cargo para el que de nuevo fue designada por la comunidad el día 1 de julio de 1936. El día 18, conocida en Madrid la noticia de la rebelión militar en Marruecos, el convento fue apedreado, pero sin más consecuencias.

En cambio, el día 20 de julio fue asaltado y saqueado, viéndose la comunidad obligada a abandonarlo. Las monjas se refugiaron entonces en casas de familiares y amigos. La priora se negó a escapar de Madrid, como le aconsejaba su hermano, que tenía casa en Pinto (Madrid), pues quería estar junto a sus monjas y auxiliarlas en cuanto pudiera. Pero el 14 de agosto fue detenida y llevada a la checa de Marqués de Riscal; allí fue interrogada para que diera los nombres de quienes guardaban los títulos de propiedad y la orfebrería del convento. Como se negara a delatar a nadie, fue llevada en la madrugada del día siguiente a la pradera de San Isidro y fusilada por milicianos.

Su proceso de beatificación comenzó en 1962, siendo proclamada beata por el papa Juan Pablo II en Roma el 10 de mayo de 1998.