¿Cómo se financia la Iglesia? ¿Y cómo se financia mi parroquia?

     La misión de la Iglesia es llevar a todos el Evangelio y la Salvación, pero a veces se nos olvida que, para llevar adelante esta tarea, son necesarios recursos económicos. Necesitamos templos, salones parroquiales, sacerdotes (a los que hay que sostener incluso después de su jubilación), seminarios, pastoral y atención en cárceles, hospitales, Cáritas, etc.

¿CÓMO SE FINANCIA LA IGLESIA?

LA “CASILLA DE LA IGLESIA”

La Iglesia no tiene asignación fija alguna de los Presupuestos Generales del Estado (otras confesiones sí, por medio de la Fundación Pluralismo y Convivencia), recibe el 0’7% de aquellos que, voluntariamente, marcan la “casilla de la Iglesia” en su Declaración de la Renta.

Esto quiere decir que el dinero que se recibe por esta vía, depende de la coyuntura económica: si la economía va bien, ese 0’7% de los impuestos de la persona que marca la casilla, es mayor; si su economía no va tan bien, ese 0’7% de sus impuestos será menor. Por eso, en estos años de crisis, aunque ha crecido el número de asignaciones voluntarias a favor de la Iglesia, ha disminuido el dinero recibido que, en los últimos años, de media, es de unos 250 millones de euros (y no los 11.000 millones de euros asignados directamente, como algunos medios difunden).

Con el dinero recibido por medio de la X en la Declaración de la Renta, la Iglesia en España cubre aproximadamente el 25% de sus gastos, el otro 75% se cubre con donativos y colectas. Por eso es tan necesario que nos preocupemos por la marcha económica de nuestra parroquia y seamos conscientes de la necesidad de que todos colaboremos con un donativo puntual o periódico, según nuestras posibilidades.

EL FONDO COMÚN INTERDIOCESANO

La financiación de la Iglesia católica en España se hace por medio del “Fondo Común Interdiocesano” que es, como su propio nombre indica, un fondo desde el que se reparte solidariamente el dinero de la casilla de la Iglesia en la Declaración de la Renta. Este dinero se distribuye entre las 69 diócesis españolas de tal forma que las que menos recursos tienen, más reciben. Este fondo común se obtiene de, además de la Asignación Tributaria, la aportación directa de los fieles.

La composición de los recursos que obtiene una diócesis española se compone de: 
– Aportaciones directas de los fieles: 37%
– Asignación Tributaria: 23%
– Otros ingresos corrientes: 21%
– Ingresos patrimonio y otros ingresos: 11%
– Ingresos extraordinarios: 6%
– Necesidades de financiación: 2%

La distribución media de los gastos de las diócesis españolas es:
– Conservación de edificios y gastos de funcionamiento: 26%
– Acciones pastorales y asistenciales: 26%  P Retribución del clero: 19%
– Retribución del personal seglar: 12%
– Gastos extraordinarios: 11%
– Aportación a centros de formación: 6%

DONACIONES Y COLECTAS

Las aportaciones directas y voluntarias de los fieles se obtienen por diferentes cauces como colectas, donativos, legados, herencias. Con todo, es la suscripción periódica (mensual, trimestral, semestral o anual) la que se constituye como el modelo más deseable de sostenimiento de la Iglesia, ya que gracias a esta periodicidad en la financiación se puede administrar el presupuesto de forma más eficaz para ir afrontando los distintos problemas que día a día van surgiendo en las distintas diócesis de nuestro país. Las aportaciones directas y voluntarias de los fieles son la principal fuente de financiación de las diócesis y suponen más de un tercio de los recursos disponibles. En el año 2013 llegaron al 36% del total de los recursos (aumentando un 4%).

EL PATRIMONIO

Por su parte, el patrimonio eclesiástico supone una fuente de riqueza y valor para toda la sociedad española. Más de 40.000 entidades católicas gestionan dicho patrimonio autónomamente. No obstante, el indiscutible valor de dicho patrimonio obliga a su continua conservación y rehabilitación, lo que también supone importantes gastos. Este hecho se aprecia en un reciente estudio en el que se muestra que el gasto en conservación de edificios y construcción de nuevos templos ha supuesto un 29% del presupuesto anual de las diócesis españolas en los años estudiados (2010-2012).

SUBVENCIONES

La Iglesia también presenta otras fuentes de financiación entre las que se encuentran las subvenciones otorgadas en convocatorias públicas o algunas actividades económicas, que vienen a complementar en un 19% el presupuesto que la diócesis destina a fines muy variados y amplios.

EL IBI

El pago del IBI está regulado en la Ley de Mecenazgo (Ley 49/2002) que considera que una serie de instituciones, asociaciones, fundaciones, otras confesiones religiosas, etc., por la labor que desarrollan, son beneficiosas para la sociedad y, por ello, el Estado las incentiva para que puedan seguir realizando su labor. Al igual que las federaciones deportivas, las sedes de los partidos políticos, los museos, los sindicatos, las comunidades hebreas, musulmanas, etc., la Iglesia Católica está exenta del IBI. No existe ningún trato de favor ni ninguna condición especial para la Iglesia, que paga todos los impuestos marcados por la ley.

LABOR PASTORAL, SOCIAL, LITÚRGICA, EDUCATIVA, CULTURAL…

En el periodo 2011-2013 más de la mitad de los gastos del conjunto de las diócesis españolas fueron gastos pastorales y asistenciales. Los gastos de conservación de edificios y gastos de funcionamiento han supuesto para las diócesis más de un tercio del sus gastos ordinarios.

La labor social de la Iglesia contribuye a crear una sociedad mejor. Son servicios en beneficio de nuestra sociedad. Solo desde el año 2009, se han incrementado los lugares donde se hace presente la actividad caritativa y asistencial de la Iglesia, lo que supone un crecimiento del 76% (355 centros más que el año 2013).

En total, 4.186.825 de personas fueron acompañadas y atendidas en alguno de los 8.490 centros sociales y asistenciales católicos durante el año 2013. Y también en alguna de las 12.700 entidades religiosas (fundaciones, cofradías, asociaciones…) y, por supuesto, con la asistencia y trabajo pastoral de los 18.800 sacerdotes y 75.000 religiosos y religiosas, en las más de 23.000 parroquias y 820 monasterios de España.

Pero, además de la labor caritativa y la pastoral, también está la labor educativa y cultural: 2.600 centros católicos (con 1.500.000 de alumnos); 3.200 bienes inmuebles de interés cultural (22 son Patrimonio de la Humanidad), 620 santuarios, 84 fiestas de interés turístico nacional, y 40 de interés turístico internacional.

     Dispones de todo tipo de información detallada, artículos, presupuestos, memoria de actividades, vídeos, explicaciones, etc. en las páginas: portantos.es y donoamiiglesia.es.

 

¿Y CÓMO SE FINANCIA MI PARROQUIA?

Durante el último trimestre os hemos pedido dinero para muchas cosas y, de repente, nos hemos dado cuenta de que ni os hemos dado las gracias ni os hemos contado en qué se han empleado esas donaciones. Como hay confianza, sabemos que dais por hecho que es dinero bien utilizado. Y acertáis. Pero nunca está de más detallaros en qué se ha empleado. Aquí os lo explicamos:

EL DINERO QUE RECIBIMOS

Las parroquias se sostienen por las aportaciones de los fieles, que pueden hacerse mediante el “cestillo” de las misas, donativos puntuales, suscripciones, y por la llamada “x de la Iglesia” (aunque esto no es para las parroquias directamente, como se explica en el artículo anterior). El Estado no financia en sus presupuestos a la Iglesia, ni paga el sueldo de los curas (muchos aún lo creen).

En una parroquia normalita, como la nuestra, sin un patrimonio cultural ni ningún otro “extra” que haya que subvencionar en pro de la sociedad, la economía depende casi exclusivamente de la aportación económica de los fieles y los sacerdotes.

Pero no todas las “colectas” y “donativos” que se hacen en la parroquia son para la parroquia, pues muchas veces lo recaudado se destina íntegramente a alguna entidad o acción concreta, por eso los ingresos mensuales que tenemos no son regulares, ni dan para mucho.

Las colectas “de cestillo”, las que se hacen como ofrenda a la parroquia en la Eucaristía dominical, suelen ser cantidades muy escasas. Las valoramos mucho, evidentemente, y las exprimimos al máximo, pero son escasas: los céntimos abultan mucho, pero dan para muy poco.  Seguro que cada uno da lo que puede, pero creemos que mucha gente puede hacer un poco más y no conformarse con deshacerse de las monedas pequeñas en misa.

Lo recibido, hasta el céntimo más pequeño, bien utilizado está. Muchísimas gracias por sostener esta casa -que es la vuestra- y sus iniciativas (aún hay muchas que están paradas por falta de recursos pero, poco a poco, vamos dando pasitos).

QUIÉN CONTROLA EL DINERO

La parroquia no es propiedad de los curas -que solo estamos de paso y al servicio- sino de los fieles; y la pertenencia, el sostenimiento y colaboración no vienen dados por la economía, sino por la relación con Jesucristo y el trabajo pastoral consecuente. El dinero es una herramienta que sostiene y posibilita la vida y trabajo parroquiales. Para poder hacer cualquier cosa, necesitamos dinero. Es un hecho. Hasta para celebrar la Eucaristía (lo más importante de la Parroquia) se necesita dinero: vestimenta, formas, vinos, luz, calefacción, flores…

Por eso, una labor pastoral muy importante es la de llevar las cuentas, controlando gastos e ingresos. Sí, es verdad que todo lo sostiene el Señor, que es Providente, y que más importante es nuestra santidad. Pero, de momento, con santidad no se puede pagar el recibo de la luz.

Para esta tarea existe el “Consejo Económico”, un pequeño grupo de laicos que se encarga de gestionar y formalizar todo lo que respecta a la economía parroquial. Su trabajo es esencial para la vida parroquial, y es un trabajo escondido que nunca podremos agradecer lo suficiente. Si no fuera por este equipo, esto sería un desastre, porque los curas somos terribles en esto de llevar cuentas. Además, es bueno que los curas nos centremos más en “cosas de cura”.

QUÉ SE NECESITA

     Como regla de oro, no gastamos lo que no tenemos. No estamos en números rojos, pero siempre andamos muy justos porque hay gastos fijos en la parroquia que son muy grandes y lo que sacamos entre colectas, donativos y suscripciones, no da para ahorrar y poder invertir en la pastoral tanto como nos gustaría. Evidentemente, cada uno da lo que puede y quiere -si es que quiere- así que solo decimos todo esto para que cada uno se pregunte en conciencia si ya está haciendo más que suficiente o puede hacer algún esfuerzo más. Muchísimas gracias a todos. No existe donativo pequeño.

GASTOS GENERALES

Para que os hagáis una idea aproximada de los gastos que hemos de hacer frente cada mes, os dejamos aquí cifras aproximadas de a dónde va el dinero:

     Gastos Mensuales:
– 3.600€/mes sostenimiento de sacerdotes y seminaristas.
– 2.000€/mes recibos de luz, agua, gas, alarma y teléfono.
– 1.500€/mes limpieza y reparaciones.
– 1.200€/mes aportación al Fondo Diocesano
– 1.200€/mes flores y consumibles varios.
– 600€/mes préstamo construcción de la parroquia y reparación de la fachada.
– 600€/mes mantenimiento y comunidad de antiguos locales y piso.
– 600€/mes mantenimiento de multicopista a color.

     Gastos Anuales:
– 2000€/año Seguro UMAS
– 1000€/año Suscripción a materiales de LifeTeen

INGRESOS

Los únicos ingresos fijos que tiene la parroquia provienen de las llamadas “suscripciones”, todo lo demás es coyuntural. Por eso hacemos un llamamiento urgente a que, por pequeña que sea la aportación, todos hagamos una suscripción al sostenimiento de la parroquia.

     Ingresos Mensuales:
+ 4.800€/mes de ingresos por suscripciones cada mes.
~ 5.000€/mes de ingreso (aproximado) por colectas en misas del domingo.

     Ingresos Trimestrales:
+ 1.300€/trimestre de ingresos por suscripciones cada tres meses.

     Ingresos Semestrales:
+ 1.300€/semestre de ingresos por suscripciones cada seis meses.

     Ingresos Anuales:
+ 1.500€/año de ingresos por suscripciones anuales.

COLECTAS EXTRAORDINARIAS REALIZADAS

Aunque cada mes ingresamos en torno a 10.000€ (donativos coyunturales + suscripciones), no todo es para la parroquia. Todos los meses hay “colectas extraordinarias” y “donaciones” a necesidades varias de la Iglesia.

Desde Octubre de 2016 hasta final de Abril de 2017, estas han sido las colectas extraordinarias que hemos aportado desde las colectas dominicales (os lo agradecemos de corazón):

– 3.200€ Domingo Mundial de las Misiones (Octubre):
– 1.000€ Día de la Iglesia Diocesana (Noviembre)
– 2.000€ Campaña Navidad y Rastrillo Cáritas (Diciembre)
– 2.000€ Campaña Contra el Hambre de Manos Unidas (Febrero)
– 1.250€ Día del Seminario (marzo)
– 1.000€ Ayuda a la Iglesia necesitada (marzo)
– 1.000€ Cáritas contra el Paro (abril)
– 4.500€ Gode-Somalia (abril)
– 500€ Sostenimiento de los Santos Lugares en Tierra Santa (abril)

GASTOS EXTRAORDINARIOS de este curso 2016-2017

– 5.000€ Reparación y pintura pisos de sacerdotes en la parroquia, y luces y columnas de la Capilla del Santísimo (Noviembre)
– 5.000€ Reparación y pintura piso de sacerdotes de seminaristas/diáconos (Noviembre)
– 5.500€ Unión de salas 3 y 4 con pared corredera (Diciembre)
– 5.500€ Armarios, pintura, equipo de proyección y sonido en salones parroquiales (Febrero)
– 600€ Compra de nuevos equipos informáticos

SALDO ACTUAL DE LAS CUENTAS DE LA PARROQUIA

Este primer trimestre del año, los gastos han superado a los ingresos, así que las cuentas de la parroquia se han visto bastante mermadas: no estamos en números rojos gracias a los ahorros, pero apenas alcanza para cubrir los gastos corrientes.

     Los gastos son cada vez mayores, y se hace muy necesario incrementar en lo posible el número de las suscripciones y la cuantía de las aportaciones: pregunta en la parroquia cómo hacerlo, o accede a la web donoamiiglesia.es y suscríbete directamente. Muchas gracias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *