4 julio, 2022

25M: La Anunciación del Señor y Jornada por la Vida

Este viernes 25 de marzo celebramos la solemnidad de la Anunciación del Señor (no es precepto), también conocida como la Encarnación. En esta fiesta alabamos a Dios y nos felicitamos porque, en el Hijo, se ha hecho presente en la historia en la carne de la virgen María.

Es una fiesta solemne pero, al no ser precepto, el horario de misas es el mismo de cualquier viernes: 8 de la mañana y 8 de la tarde en Cristo Sacerdote, y 9.30 de la mañana en Virgen del Trabajo.

Esta celebración comenzó en Palestina en el siglo IV, cuando se levantó una iglesia bizantina sobre la casa-cueva de la virgen María, en Nazareth, y durante los siglos V y VI, la fiesta se fue extendiendo a toda la Iglesia. En la segunda mitad del siglo VII ya hay testimonios escritos de su celebración el 25 de marzo en Roma, bajo la advocación de «La Anunciación del Señor».

Que esta fiesta sea el 25 de marzo, responde a la antigua creencia de que los acontecimientos importantes debían ser perfectos, así que sucedían en ciclos: empezaban y terminaban el mismo día del año. Así, el 25 de marzo, día del equinoccio de primavera (siguiendo el calendario juliano de la época de la Iglesia naciente) era considerado el día de la Creación, el día de la Encarnación de Cristo (por eso celebramos la Navidad el 25 de diciembre, 9 meses después de la Encarnación), el día de su muerte en la Cruz y el día que volverá definitivamente al final de los tiempos.

Jornada por la Vida

Con la fiesta de la Anunciación, la Iglesia tiene su «Jornada por la Vida»: por su «sí», la Virgen María se ha convertido en puerta de la redención y, paralelamente, podemos decir que «acoger la vida humana es el comienzo de la salvaciónporque supone acoger el primer don de Dios, fundamento de todos los dones de la salvación; de ahí el empeño de la Iglesia en defender el don de la vida humana desde su concepción hasta su muerte natural, puesto que cada vida es un don de Dios y está llamada a alcanzar la plenitud del amor» (Mensaje de los obispos para la Jornada por la Vida de 2022). Por eso, «acoger y cuidar cada vida, especialmente en los momentos en los que la persona es más vulnerable, se convierte así en signo de apertura a todos los dones de Dios y testimonio de humanidad; lo que implica también custodiar la dignidad de la vida humana, luchando por erradicar situaciones en las que es puesta en riesgo: esclavitud, trata, cárceles inhumanas, guerras, delincuencia, maltrato».

Aquí tienes materiales sobre la Jornada por la Vida de la CEE: cartel, estampa y oración, carta de los obispos.

Manifestación Sí a la Vida

Desde hace años numerosas asociaciones celebran -en torno a esta fiesta de la Encarnación y Jornada por la Vida- multitudinarias manifestaciones a favor de la vida en cualquier estado y circunstancia, desde la concepción hasta la muerte natural. Unirnos a estas movilizaciones se hace cada vez más urgente, pues se van multiplicando leyes que recortan el derecho a la vida. En Madrid será este domingo 27 de marzo de 2022, desde el cruce de Serrano con Goya y hasta la Plaza de Cibeles.

Para estar bien informado, te recomendamos este artículo de Religión en Libertad , del que te dejamos la introducción: «Eutanasia en un país con pocos cuidados paliativosaborto en un país que no ayuda a las madres ni embarazadas; multas y amenazas del Estado contra los que intentan salvar vidas; presiones contra los sanitarios objetores y los que dicen las verdades sobre la ‘cultura de la muerte’… ese es el panorama en la España de 2022, donde casi todos los partidos (excepto Vox, el PP y alguno regionalista como Unión del Pueblo Navarro), impulsan leyes cada vez más contrarias a la vida. En este contexto, y tras dos años de pandemia que han limitado las movilizaciones en las calles, vuelve la gran Marcha Sí a la Vida, un acto anual unitario de numerosas asociaciones provida, profamilia y defensoras de la buena ética médica. Se celebrará el domingo 27 de marzo de 2022 en Madrid.» [→ sigue leyendo]